Free Template by Free-Template.co

¿Qué puede ser más valioso que ser uno mismo?

La mayoría de nosotros pasamos la vida siendo las personas que otros han querido que fuéramos. Aprendimos de pequeños a ser como nuestros padres deseaban y a buscar constantemente la aprovación de los demás. Y mientras aprendíamos esto, nuestro verdadero y auténtico yo quedaba cada vez más relegado al fondo de nosotros mismos. ¿Cómo podemos hacerlo emerger de nuevo?

Casi nunca nos preguntamos quiénes somos sino que vivimos de la mejor forma posible creyendo que "eso es todo". Nos dedicamos a satisfacer nuestras necesidades materiales, trabajamos infinidad de horas para obtener un cierto confort. Solemos contentarnos con tantas cosas como hemos conseguido, casas, coches, viajes, cenas en buenos restaurantes, amistades, etc. Pero nunca nos paramos a pensar si es ese el verdadero objetivo de nuestra vida, si hemos venido a este mundo para correr frenéticamente hacia la consecución de logros materiales. Afortunadamente, hay muchos momentos en los que determinadas circunstancias pueden producir en nosotros la necesidad de introspección y reflexión porque nos tambalean y nos hacen cuestionarnos muchas cosas. En estas ocasiones nos preguntamos por el valor de nuestra vida, por si estamos haciendo lo que realmente queremos. Y es entonces cuando poco a poco vamos descubriendo nuestro verdadero yo, ese que ha estado sistemáticamente relegado al pozo profundo de nuestro ser.